lunes, 8 de marzo de 2010

Recuerdos de una tarde primaveral

El sol se ocultaba tras las montañas dejando en el agua cristalina del lago un reflejo dorado. Los pájaros cantaban en la copa de los árboles y por el suelo,crecían hermosas florecillas multicolores. Subiendo hacia la montaña habia un manatial de agua fresca y cristalina. Me arrodillé y con mis manos, haciendo cuenco, bebí sus aguas puras, segui subiendo hacia las montañas donde sus picos aún conservaban nieve. Habia infinidad de animalillos que corrían en libertad. más adelante me encontre con una pareja de enamorados que se besaban entre los arbustos, ellos se sobresaltaron y huyeron corriendo. Yo seguí ascendiendo hacia la cumbre y me encontré con un refugio para montañeros, entré un momento y me sorprendió ver lo bien equipado que estaba, muy bien surtido, pues habia hasta alimentos en conserva, supongo que sería por si les cogía una nevada. Cuando salí estaba oscureciendo y tuve que volver a donde nos hbiamos instalado.
Resumiendo pasé una tarde maravillosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada